Archivos mensuales: junio 2014

La HOMEOPATÍA Y LA MEDICINA GENÓMICA

La Homeopatía y la medicina genómica se dan la mano después de 200 años.

Hanhemann fue un gran investigador y por eso se dio cuenta de que sus pacientes presentaban patrones de repetición de sus patologías, a pesar de haber mejorado y curado con el tratamiento homeopático.

Durante 8 años, de forma silenciosa, comenzó a recoger datos de todos sus pacientes y realizó un minucioso estudio de sus patologías y su evolución, llegando  a la conclusión de que había 3 grandes formas de enfermar que él denominó enfermedades crónicas.

En estas 3 enfermedades crónicas según la evolución y el tipo de patología que se manifestaba, él lo relacionó con 3 causas diferentes, pero las 3 de origen infeccioso.

Por entonces, recordar que hablamos del siglo XIX, los gérmenes se conocían como miasmas porque se desconocía la verdadera naturaleza de los agentes infecciosos.

Hoy podemos hablar de bacterias, virus, parásitos, hongos etc y porque se han podido investigar con los avances tecnológicos. Sin embargo, cuando vivía Hahnemann, sólo se sabía que había miasmas y  que podían producir la sarna, la gonorrea, la sífilis y otras enfermedades contagiosas, pero éstas 3 eran las más conocidas y frecuentes de su época.

Con su mente investigadora, capaz de relacionar los datos y de encontrar las relaciones existentes, Hahnemann dedujo que estos miasmas, más potentes que los que causaban otras enfermedades infecciosas de su tiempo, eran capaces de provocar, con el tiempo, una forma de enfermar concreta en aquellos pacientes con los cuales habían contactado y enfermado de forma aguda.

Esas formas concretas de enfermar se caracterizaban por la evolución y las manifestaciones de sus procesos a lo largo del tiempo. Por este motivo, Hahnemann las denominó enfermedades crónicas miasmáticas y sólo compartió sus hallazgos después de 8 años de investigación.

Hahnemann describe estas 3 enfermedades como lo que ahora se denomina terreno, diatesis  o predisposición para enfermar de una forma determinada. Pero en aquél momento Hahnemann habló de sólo 3 grandes grupos: la psora, la sicosis y la luesis.

En resumen os diré lo que pertenece a cada grupo:

1. En la psora, las personas presentan una gran energía vital que les ayuda a defenderse de forma explosiva en las patologías.

En la psora, al principio los pacientes eliminan toxinas a través de la piel y presentan durante un largo tiempo un estado de salud estable que sólo se interrumpe de vez en cuando con alguna patología aguda, de la cual se recuperan con facilidad.

Sin embargo, con el paso de los años, cada vez se produce menos eliminación de toxinas y aparecen cuadros de repetición con más frecuencia, provocando a la larga, situaciones de adelgazamiento y desmineralización de los huesos.

2. En la sicosis, el proceso crónico aparece más rápidamente y la tendencia al estreñimiento y patologías de enlentecimiento endocrino, con alteraciones metabólicas y tendencia a la obesidad se suele acompañar de la aparición de verrugas (sico significa higo,  de ahí el término sicosis) y de pólipos.

3. En la luesis, la evolución de las patologías es rápidamente a lesiones muy patológicas con úlceras y destrucción de los tejidos, especialmente de lo órganos del sistema nervioso, del aparato circulatorio, de los huesos etc.

Lo más interesante es cómo Hahnemann describe cómo ocurre la aparición de estas enfermedades crónicas.

 

En el Organon, el libro de Homeopatía que escribió Hahnemann, en su sexta y última edición dice:

“En las enfermedades miasmáticas crónicas la naturaleza sigue igual curso en cuanto respecta a la transmisión del contagio y al periodo previo necesario para la formación de la enfermedad interna, antes de que los síntomas externos -evidencia de que se ha completado internamente la enfermedad- surjan sobre la superficie del cuerpo, pero a partir de aquí aparece su muy notable diferencia con las enfermedades agudas: si el miasma es crónico toda la enfermedad interna, tal como ya ha sido explicado, perdura en el organismo durante toda la vida y, además,  se incrementa año tras año, salvo que sea extinguida y curada totalmente por el arte adecuado”.

Es decir, la infección aguda o primer contacto provoca un cambio en el interior que perdura en el tiempo y que pasa desapercibido después de que el paciente se haya mejorado de su enfermedad aguda.

Hahneman escribe en el  Parágrafo 8, nota 76:

“Durante los años florecientes de la juventud y con el comienzo de la menstruación, unido a un género de vida beneficiosos para el alma, el corazón y el cuerpo, permanecen desconocidas por años” – se refiere a las enfermedades crónicas-. “Los afectados aparecen en perfecta salud a sus parientes y amigos y la enfermedad transmitida por infección o heredada, parece haber desaparecido completamente. Pero en años posteriores, después de acontecimientos y condiciones adversas en la vida, se presentan con seguridad y se desarrollan con más rapidez y revistiendo un carácter más serio en proporción a la perturbación del principio vital por pasiones debilitantes, penas y cuidados, pero especialmente cuando ha sido desordenado por un tratamiento médico inadecuado”.

Hahnemann nos explica que después de varios años con salud, los pacientes, por alguna causa externa como emociones o situaciones adversas, incluidos los tratamientos que se realizaban en su época y que debilitaban mucho a los pacientes (pensar que les hacían sangrías, lavativas, etc) , se comenzaba a manifestar la enfermedad crónica con patologías como las características que ya he explicado, según el miasma que les enfermó tiempo atrás.

 

Hahnemann también apuntó un hecho muy importante en el Parágrafo 284, nota 164:

  “…..Puesto que muchos niños se han contaminado de la psora con la leche de su nodriza, si es que no la poseían ya por herencia materna…..”

 

Hahnemann habla de que esa alteración interior que provoca una predisposición a enfermar de  forma concreta, puede ser transmitida por herencia materna, es decir, antes de nacer.

Lo impresionante de esta declaración es :

  1. que Hahnemann murió 13 años antes de que Mendel comenzara con sus investigaciones y hablara de la herencia familiar.

  2. que es lo mismo que dice la Medicina genómica 200 años después.

Se sabe que después de estudiar el genoma humano, se ha descubierto que hay genes que están bloqueados de forma reversible, es lo que llaman epigenes. Estos bloqueos  modifican la información de las proteínas que la célula tiene que fabricar  y que se relacionan con determinadas enfermedades. Se sabe que estas modificaciones genéticas se trasmiten por herencia posteriormente a su aparición y que, sólo si hay un desencadenante externo, se ponen en marcha y aparece la enfermedad.

¿Veis la similitud entre los conceptos sobre la causa de la enfermedad en  homeopatía y la medicina genómica?

Otra información importante que nos da Hahnemann es la siguiente:

Paragrafo 31: “Las fuerzas enemigas, tanto psíquicas como físicas a que estamos expuestos en nuestra existencia terrenal, y que llamamos agentes morbídicos, no poseen incondicionalmente el poder de perturbar morbosamente la salud del hombre; solamente nos enferman cuando nuestro organismo está predispuesto y es susceptible a los ataques de la causa morbídica que puede estar presente, para ser alterado en su salud, perturbado y hecho a experimentar sensaciones y funciones anormales; de aquí que no produzcan la enfermedad en todos, ni en toda época.”

Es por este motivo que no todo el mundo enferma de lo mismo, pues para eso hay que tener una predisposición o susceptibilidad a enfermar de una forma determinada.

Por lo tanto las dos pueden hacer una medicina preventiva. La medicina genómica utiliza el estudio genético y la medicina homeopática se basa en la histotria clínica individual del paciente, en sus antecedentes familiares y personales y en las circunstancias vitales del individuo y su forma de vivir la enfermedad.

Pero esto lleva a otro punto común entre la homeopatía y la medicina genómica.

Hahnemann dijo:

Se ve, pues, la infinita diversidad que reina entre los enfermos en relación con su receptividad, su excitabilidad, su edad, su estado físico y psíquico, su energía vital y sobre todo la naturaleza de su afección patológica”

Y esto es lo que la epigenética está ahora demostrando. Por eso la medicina genómica habla de que hay que hacer una medicina individual, haciéndose eco de la voz de la homeopatía que trabaja la medicina de forma individual en cada paciente, escuchando su historia y comprendiendo su forma de enfermar, desde hace más de 200 años.

Como veis, dos medicinas alejadas en el tiempo, la homeopatia y la medicina genómica, se encuentran unidas en el conocimiento del ser humano.

Hahnemann habló de 3 miasmas, 3 causantes que perturbaban el interior del ser humano dejando una huella. Pero eso fue hace 200 años, sin ningún instrumento ni los conocimientos actuales.

Es cierto que la medicina genómica está comenzando a estudiar la influencia del medio ambiente y su relación epigenómica y que  se basa en principio en la relación con los alimentos. Sin embargo hay mucho campo para estudiar, porque en el medio ambiente están los gérmenes, las radiaciones, los químicos, las emociones etc.

Quizás en un futuro no muy lejano las investigaciones se orienten hacia las influencias epigenéticas que provocan los gérmenes y podamos explicar de forma más evidente, la teoría de Hahnemann sobre las enfermedades crónicas.

La verdad siempre sale a la luz.

 

El poderoso efecto terapéutico de los placebos

El poderoso efecto terapéutico de los placebos sorprende y atrae, cada vez más, a numerosos investigadores de diversos países, que están demostrando una realidad contundente: los placebos provocan efectos reales fisiológicos y terapéuticos.

 

¿QUÉ ES UN PLACEBO?

Un  placebo es una sustancia inerte o un procedimiento simulado.

El efecto placebo es una respuesta beneficiosa en el paciente que aparece después de la administración de un placebo.

Al principio se usaban placebos para complacer a los pacientes y realmente se creía que no tenían ningún efecto real sobre la enfermedad.

Parece ser que la primera vez que se utilizó un placebo  en una investigación clínica fue en un  ensayo realizado en el año 1931, cuando una droga conocida como sanocrysin se comparó con agua destilada en el tratamiento de la tuberculosis.

Ya en la década de 1950 y 1960 los científicos han utilizado placebos en la investigación de los medicamentos. Los pacientes toman un medicamento, pero sin saber cada uno lo que toma. Unos toman realmente esa sustancia que se estudia y otros toman placebo. Así, si el medicamento es efectivo, los pacientes que lo han tomado mejorarán mucho más que los que tomaron placebo. Y esto confirma que el medicamento es efectivo.

Pero después de muchos estudios diferentes, varios autores se dieron cuenta  que alrededor del 30% o el 35% de pacientes mejoraban con el placebo. Además los placebos podían actuar  y mejorar a pacientes con muchas enfermedades distintas. Eso era muy interesante y despertó su curiosidad.

En los últimos 20 años se están realizando estudios para saber cómo funcionan los placebos. ¿porqué actúan en cualquier enfermedad?, ¿porqué hay personas que mejoran con el efecto placebo y otras no? ¿hay sólo un cambio en las sensaciones o también hay un cambio a nivel físico? ¿qué provoca los efectos placebo?

PLACEBOS ESTUDIADOS

Ya se sabe que aunque nuestra idea del placebo es una pastilla, hay más elementos que se pueden utilizar como placebos. Se han investigado diferentes placebos:

  • las pastillas de azúcar,
  • las cremas refrescantes,
  • las inyecciones de suero fisiológico,
  • las agujas de acupuntura
  • los equipos de ultrasonido desconectados
  • los simulacros de operaciones quirúrgicas. (La falsa cirugía, la cirugía que en realidad es placebo. Se ha practicado en algunos ensayos clínicos, donde tras realizar una incisión a los pacientes se los volvía a coser sin ninguna intervención más. Los pacientes mejoraban igual que los que si habían sido operados).

Se ha comprobado en diversos estudios que el efecto placebo se relaciona con diversos factores:

  • Número de pastillas
    • dos píldoras funcionan mejor que una sola
    • cuatro, todavía mejor
  • Color de pastillas(mejor azul como ansiolítico y amarillo como antidepresivo)
  • Forma de las pastillas: las cápsulas son más eficaces que las píldoras,
  • Vía de administración: las inyecciones van todavía mejor que las cápsulas
  • Tipo de envasado o Marca
  • Precio
  • Expectativas tanto del receptor como del emisor del tratamiento
  • La relación médico- paciente: escuchar largo tiempo a un paciente antes de dar el placebo,
  • Aprendizaje/creencias
  • Información recibida/emitida
  • Comunicación no verbal

(Si quereis ver toda la información ir al siguiente enlace: http://blogfisio.wordpress.com/2012/12/03/efecto-placebonocebo-un-mundo-por-descubrir/).

 

 ¿QUÉ SE SABE AHORA DE LOS PLACEBOS?

 

Se han realizado estudios con  técnicas por imágenes del cerebro como la tomografía por emisión de positrones (TEP) y la resonancia magnética funcional.

Los neurólogos de la Universidad de Michigan han descubierto que cuando una persona cree que va a tomar una medicina, su cerebro activa una región vinculada a la habilidad de experimentar un beneficio o una recompensa, el núcleo accumbens, que segrega dopamina.

En 2005 se demostró que SÓLO PENSAR en un “fármaco” (placebo) que alivia el dolor como los opiáceos, es suficiente para que el cerebro segregue analgésicos naturales, llamados endorfinas.  (http://www.fisica.uh.cu/rationalis/etica-placebo/quitar-dolor/Quitar-dolor-placebo.htm).

Se ha quitado el efecto placebo en estos casos al inyectar Naloxona (bloquea los receptores opiáceos), luego se comprobó la existencia de una respuesta neuroquímica  cerebral en los pacientes que mejoran el dolor con placebo.  

También se ha comprobado, que al administrar otro tipo de placebo como si fuera un antiinflamatorio, el efecto placebo que se obtiene es el de un antinflamatorio y en estos casos no se puede bloquear con naloxona,

Un estudio en  pacientes de Parkinson, demostraba que el efecto placebo se debía a que el cerebro provocaba un aumento de liberación en las neuronas de la dopamina.

En enfermos de Alzehimer, se ha podido comprobar un aumento de la actividad de la corteza prefrontal del cerebro reforzando la memoria.

Otros estudios identifican mecanismos del efecto placebo en diferentes niveles:

1. sistema inmune (con aumento de linfocitos, interleucinas,…)

2. sistema endocrino (cortisol, hormona del crecimiento,…).

También se sabe ya que en los pacientes que no saben cuando se les administra morfina por ejemplo, se pierde la mitad de la eficacia analgésica y lo mismo ocurre con otros analgésicos.

 

PRESENTE Y FUTURO DE LOS PLACEBOS

En la revista médica The Lancet de Mayo del 2010 se publica un artículo con el siguiente título:

Efecto placebo: novedades biológicas, clínicas y éticas. Evaluación de los conocimientos actuales sobre los mecanismos del placebo. ¿Habrá que reconsiderar si el efecto placebo es aplicable a la práctica clínica?”.

Lancet 2010; 375:686-95.

 

Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Rochester: proponían combinar fármacos y placebo para combatir enfermedades crónicas como el asma, la psoriasis o la esclerosis múltiple.

El neurólogo turinés,  Fabrizio Benedetti ha puesto de manifiesto que el uso complementario de medicamentos sin principios activos acelera el proceso de curación mucho más que si se deja a la enfermedad seguir su curso natural.

El Dr Robert Buckman, especialista en terapias para el tratamiento del cáncer en el hospital Princess Margret de Toronto dice

El placebo es un medio curativo extraordinario. Los placebos influyen sobre casi todos los síntomas y benefician al menos a un tercio de los pacientes que los reciben. No tienen efectos secundarios de importancia y pueden suministrarse en muy pequeñas dosis. Son los medicamentos más eficaces, seguros, baratos y fáciles de administrar.”

 

Algunos autores han encontrado que los placebos funcionan incluso cuando se dan sin engañar a la persona. Se les daba placebo a los participante advirtiéndoles que era un placebo pero que se había demostrado eficaz en el tratamiento y que les podía ayudar en su enfermedad. A pesar de saber que no era un medicamento activo, en muchos pacientes se producía un efecto beneficioso.

 

LA VERDADERA CAUSA DEL EFECTO PLACEBO

Leyendo estos artículos me ha llamado poderosamente la atención que el efecto placebo provoca una reacción específica en el organismo. Esta respuesta corresponde, de forma específica, a la respuesta que el organismo debe realizar para la curación de esa enfermedad concreta.

 

 

ESTA ES LA CLAVE: EL PENSAMIENTO DEL PACIENTE

 

El Profesor Irving Kirsch que fue entrevistado por el profesor Punset en el programa REDES (http://www.rtve.es/alacarta/videos/redes/redes-poder-del-efecto-placebo/1590482/),  sugiere que lo que esperan las personas es lo que cuenta en realidad. Dice

“nuestra manera de ver las cosas (lo que vemos al mirarlas) y, sobre todo, la manera en la que nos sentimos depende en gran parte de lo que pensamos que sentiremos, de lo que anticipamos, de lo que esperamos, de lo que creemos.”

 

También habla de la teoría de la indefensión aprendida que postula que las expectativas de resultados negativos nos lleva a la tristeza y que  el optimismo aprendido,  es decir, aprender a esperar buenos resultados,  nos ayuda no solamente a recuperarnos, sino también a evitar nuevos episodios de depresión.

El Dr. Mario Alonso Puig explica que

“sabemos que la confianza en uno mismo, el entusiasmo y la ilusión tienen la capacidad de favorecer las funciones superiores del cerebro”

Según este doctor ”

Se sabe que el  distrés (sensación de agobio permanente), produce cambios muy sorprendentes en el funcionamiento del cerebro y en la constelación hormonal. Tiene la capacidad de lesionar neuronas de la memoria y del aprendizaje localizadas en el hipocampo. Y afecta a nuestra capacidad intelectual porque deja sin riego sanguíneo aquellas zonas del cerebro más necesarias para tomar decisiones adecuadas.

Este médico recomienda poner la atención en la respiración abdominal para provocar cambios en el cerebro. El resultado de esta práctica es que se favorece la secreción de hormonas como la serotonina y la endorfina y mejora la sintonía de ritmos cerebrales entre los dos hemisferios. Esto tiene  la capacidad de serenar nuestro estado mental.

El Dr WALTER Brown , psiquiatra de la Universidad de Tufs reconoce que

“nuestros pensamientos se traducen en un cambio real en el cerebro”

 

Y esto es lo que dice también el Dr Escudero. Nuestros pensamientos nos provocan una respuesta biológica global que será positiva o negativa según sea el pensamiento. Segúa el Dr. Escudero, la respiración abdominal nos lleva a recuperar el predominio parasimpático, lo cual reduce inmediatamente la sensación de estrés y nos lleva a una situación de normalidad. Pero igualmente se activa llenando muestra boca con saliva.

La noesiterapia utiliza el mecanismo inconsciente del efecto placebo (nuestro pensamiento) para actuar directamente en nuestro cerebro, pero de forma consciente y calmar el dolor y otras disfunciones. Esto fue tema de otro post anterior:  http://homeopatiaymedicinascomplementarias.com/adios-al-dolor/

 

EFECTO PLACEBO Y HOMEOPATÍA

Aunque el efecto placebo es el arma que utilizan los escépticos para desacreditar el efecto terapéutico de la Homeopatía, quiero hacer sólo dos puntualizaciones.

1. aunque sólo fuera por efecto placebo (que ya demuestra una reacción química en el organismo), el resultado es muchas veces mejor que con la farmacología.

2. me gustaría que alguien me explicara que efecto placebo se puede argumentar en los estudios que se realizan con investigaciones celulares como las que están publicando los Drs. Banerjii. (http://homeopatiaymedicinascomplementarias.com/homeopatia-en-el-tratamiento-del-cancer/.

 

CONCLUSIÓN

Para acabar espero que este artículo os haga pensar en el poderoso poder terapéutico de los placebos que todos tenemos, pues es el poder de nuestros pensamientos con su capacidad de generarnos la autocuración.

Espero vuestros comentarios. Un abrazo.

 

Todos sabemos que

Todos sabemos que los seres vivos están compuestos por células.

Todos sabemos que las células son esa pequeñas miniaturas que tienen vida propia porque son capaces de hacer todos los mecanismos necesarios para vivir.la-celula-humana

La célula, a través de su membrana, permite que entren el oxígeno y  los nutrientes que llegan con los alimentos (glucosa, ácidos grasos, aminoácidos, minerales, agua, vitaminas). Unas nutrientes los utiliza para trabajar y obtener energía. Otros para reponer lo que se acaba o regenerar lo que se estropea.

Para que ocurra el paso de sustancias hacia dentro o hacia fuera de la célula, las membranas celulares tienen unos mecanismos entre los cuales están los llamados receptores de membrana.

membranas celulares

Estos receptores son muy importantes porque a ellos también se unen las sustancias químicas como los medicamentos.

Es por esto que podemos hablar de Medicina Biológica cuando hablamos de terapias que hacen su función terapéutica trabajando directamente sobre la célula.

La más conocida por todos es la Farmacología. Los medicamentos se unen a receptores de la membrana celular y provocan una reacción en su interior.

Pero hay otras terapias biológicas como son la fitoterapia, la nutrición celular activa, la medicina ortomolecular, la oligoterapia, las sales de Schüssller, el suero de quintón, etc. (ya iremos hablando de ellas).

Y por supuesto está la más biológica de todas las terapias: la alimentación. Ya lo dijo Hipócrates:

“que los alimentos sean tu medicina”

 

Todos sabemos que los alimentos tienen unos nutrientes. Algunos de los nutrientes son utilizados por la célula para fabricar energía.

La célula tiene unas  fábricas, las mitocondrias, mitocondria_funcionamientodonde se trabaja activamente para generar toda la energía que necesita. Sería como la central eléctrica celular. Esa energía es la que permite después realizar todas las funciones celulares.

Las órdenes llegan de parte de los genes, que están localizados en el aún desconocido DNA.

Todos sabemos que las funciones son distintas según el tipo de célula que sea, pero siempre hay funciones comunes: alimentarse, crear energía, eliminar toxinas y mantener una cordial relación con las células de alrededor con las que trabaja en equipo.

¿No os resulta familiar?.

Sí, así es. Es igual que nosotros. Nos alimentamos, creamos energía para funcionar, eliminamos la basura y nos relacionamos con otras personas para formar la familia, la sociedad etc.

Somos pequeñas células de la gran Humanidad

Esto nos ayuda a comprender lo que dice el Kibalion:

“como es lo grande es lo pequeño”

 

Volviendo a la célula debemos saber que según la función, así es la célula. No son iguales las células del músculo de la pierna que las células del hígado o del cerebro.

Esto nos puede hacer pensar que hay una relación entre la estructura y la función. Y así es.

Todos sabemos que las células se agrupan y forman tejidos y órganos. Y todos se relacionan a través del sistema circulatorio y del sistema nervioso. De esta forma se regula el funcionamiento ordenado del cuerpo y con ello el mantenimiento de la salud.

El cuerpo mantiene una unidad independiente separado del mundo exterior por la piel.

Todos sabemos que la piel envuelve nuestros músculos que se relacionan directamente con nuestra estructura ósea. Esta estructura de músculos, articulaciones y huesos son lo que nos permite realizar cualquier movimiento de nuestro cuerpo.

Y todos sabemos que los órganos están protegidos dentro del cuerpo por las estructuras óseas. El cerebro por ejemplo está rodeado de los huesos del cráneo.

Podemos pensar, y de hecho se cree, que los huesos del cráneo están fijos en los adultos, sin embargo no es así.

Os cuento un secreto: se deslizan uno sobre otro en las uniones que tiene forma de bisel y les permite desplazarse muy poquito, en unos movimientos que se conocen como los movimientos respiratorios primarios. De ésto saben mucho los profesionales que hacen Terapia craneosacral (ya hablaremos de esto más adelante).

Todos sabemos que los pulmones y el corazón también están protegidos por la caja torácica, pero aquí ya se permite un mayor movimiento, porque de otra forma no podríamos respirar.

El abdomen está más al descubierto pero el hígado y el bazo se esconden un poco debajo de las costillas.

Los riñones, por supuesto, están detrás de todos los órganos abdominales, como tapaditos. ¿Será acaso porque los riñones se relacionan con los miedos, según dice la Medicina Tradicional China?

Si nos ponemos a pensar, es lógico que no haya huesos en el abdomen porque los embarazos serían muy  complicados de llevar adelante. ¿Veis que sabia es la Naturaleza?.

Como ya hemos apuntado, hay una relación entre la estructura y la función. Y toda esta relación se debe a la necesidad de movimiento.

Sí. La vida es movimiento.

Todo se mueve en nuestro cuerpo. Repasemos.

Todos sabemos que respiramos para que entre el aire y eliminemos el CO2. El oxígeno pasa a la sangre que se mueve por todo el cuerpo gracias a los latidos cardíacos. En todas las células se produce una entrada y una salida de componentes, es decir, comen y eliminan la basura.

Esta basura, para ser eliminada, se lleva a dos órganos muy importantes: el hígado y los riñones.

El hígado es como un gran polígono industrial. Se dice que realiza más de 500 funciones diferentes. Por eso es un órgano tan importante para la salud y cuando enferma da mucha sintomatología.

Una de las funciones más importantes es la eliminación de toxinas del cuerpo, incluidos muchos medicamentos que se deben eliminar después de que hagan su función.

El hígado también tiene movimiento. Y no me refiero a todo el que se produce en su interior para terminar fabricando la bilis.

Me refiero a que el diafragma, cuando hace el movimiento respiratorio, baja y sube y eso hace que el hígado tenga también un movimiento de contracción y de expansión que favorece el movimiento de la bilis en su interior para desplazarse hacia la vesícula biliar y el intestino.

Todos sabemos que la comida que comemos termina también en el intestino en un proceso de movimiento descendente. Luego junto con la bilis, que realiza importantes acciones digestivas, se va trasformando en lo que todos conocemos con el nombre de heces.

Con los riñones pasa igual. También reciben el movimiento creado por el diafragma y en su interior se genera la orina (que ya sabemos por donde sale).

Hay otros movimientos internos que son menos llamativos: los intercambios celulares de iones, nutrientes y  hormonas.

Las hormonas se segregan de forma periódica y cíclica continuamente por nuestras glándulas endocrinas para mantener nuestro cuerpo en perfecto funcionamiento.

Otro movimiento es de los impulso nerviosos desde el cerebro.Esos impulsos terminan en órdenes en los músculos, los tejidos y todos los componentes del cuerpo.

Y si el movimiento se bloquea o se interrumpe, surjen problemas.

Así es también en el cada día: el agua estancada se pudre, las casas abandonadas se deterioran, la monotonía rompe parejas, etc.

Como veis, la VIDA es MOVIMIENTO, CAMBIOS, ACCIÓN.

Por eso, las Terapias estructurales como la quiropráctica, la osteopatía, el craneosacral, la técnica Alexander o el rolfing, que trabajan desde la estructura del cuerpo, también pueden beneficiar el funcionamiento de los órganos internos y ayudar a recuperar la salud.

Y aquí termino esta primera parte de los componentes del Ser humano que en resumen son dos:

  1. un componente biológico
  2. un componente estructural.

En el próximo artículo hablaré de los otros dos componentes.

Y mientras, ya sabéis, alimentaros bien y hacer ejercicio que el movimiento es salud.

Ya sabéis el refrán:

“quien mueve las piernas mueve el corazón”.

No olvidéis que espero y agradezco mucho vuestros comentarios.

Un abrazo de los míos.