Archivo de la etiqueta: #estudios científicos

Lo #científico de la Homeopatía

En este post explicaré lo #científico de la Homeopatía, porque realmente sí hay publicaciones científicas de la #Homeopatía.

Pero para que entendamos lo #científico de la Homeopatía iré aclarando algunos conceptos.

1. ¿Qué es ciencia?

 Si nos vamos a la Wikipedia, Ciencia se define así:
“La ciencia (del latín scientĭa ‘conocimiento’) es un sistema ordenado de conocimientos estructurados. Los conocimientos científicos se obtienen mediante observaciones y experimentaciones en ámbitos específicos. A partir de estos se generan preguntas y razonamientos, se construyen hipótesis, se deducen principios y se elaboran leyes generales y sistemas organizados por medio de un método científico.1

Los que conocemos cómo nació la Homeopatía y lo que describe #Hahnemann en el libro del Organon de la medicina racional, que escribió en 1810 y reescribió (aportando sus observaciones,  hasta en 5 ocasiones más), podemos afirmar que la #Homeopatía es ciencia, puesto que se basa en el método científico.

Podéis leerlo en el post que escribí sobre el nacimiento de la Homeopatía

Observación y experimentación son las bases que pusieron en marcha la investigación y el nacimiento de esta medicina, luego es una medicina científica que tiene unos principios, unas leyes que se pueden comprobar en la consulta homeopática.

También hay  un sistema organizado, con una metodología tanto en la clínica, como en la elaboración de los #medicamentos homeopáticos, que nos lleva a tener resultados muy positivos para nuestros pacientes, totalmente reproducibles, conociendo las leyes en las que se basa la Homeopatía

De las observaciones de #Hahnemann primero y de otros homeópatas posteriormente, se ha venido comprobando a lo largo de más de 200 años, los efectos beneficiosos de los #medicamentos homeopáticos, por los pacientes y por nosotros, los médicos homeópatas.

Nuestra  experimentación en la consulta diaria,  con la prescripción  de los #medicamentos homeopáticos elegidos con el método homeopático y  la respuesta clínica en los pacientes, nos siguen mostrando y confirmando que lo que #Hahnemann observó con esta medicina, demuestra perfectamente #lo científico de la Homeopatía.

2. Premisas falsas, conclusiones erróneas.

Recuerdo que cuando estudiaba Filosofía en el Bachillerato, nos explicaron que si un razonamiento se basaba en una premisa falsa, las conclusiones serán erróneas. Y escuchando  los argumentos de los que están en contra de la #Homeopatía, no dejo de observar por qué están tan equivocados: se basan en premisas falsas.

Veamos algunas de esas falsas premisas en las que se apoyan sus razonamientos.

Si no hay molécula no hay función terapéutica

Eso es una premisa falsa porque hay muchas terapias que no se basan en las moléculas. Pongamos como ejemplos las que utiliza la medicina convencional: la luz ultravioleta, los infrarrojos, el láser, la radioterapia, los ultrasonidos, los masajes, la terapia ocupacional, los métodos psicológicos o la cirugía.

Las #diluciones homeopáticas son diluciones químicas

Esta premisa es la base del mayor error de los detractores de la Homeopatía. Las #diluciones homeopáticas se diferencian mucho de las diluciones químicas. El método de fabricación homeopática de diluir y dinamizar, modifica las propiedades fisicoquímicas de las #diluciones homeopáticas a diferencia de lo que ocurre en las diluciones químicas.

Hay varios autores de distintas universidades que han realizado estas investigaciones demostrando estas diferencias.  Las diluciones químicas por ejemplo, muestran disminución del espectro de luz ultravioleta de la tintura madre que se diluye, en proporción a su dilución.

En cambio, en las  #diluciones homeopáticas se  modifica el espectro de la tintura madre y se mantiene constante a pesar de sobrepasar las diluciones que superan el número de Avogadro. También se cambian otras  propiedades por ejemplo la inmunofluorescencia. La tintura madre de Arnica montana no es fluorescente y sin embargo, diluciones de Arnica a la 8DH, 7CH y 30 CH, presentan fluorescencia que aumenta a medida que aumentamos la dilución.

Si no lo veo, peso o cuantifico, no existe

Tercera premisa errónea. Los virus existen y existían mucho antes de que la tecnología inventara el Microsocopio electrónico y sin embargo nuestros ojos no los ven. Al igual que no vemos, ni existe un aparato para cuantificar el dolor, los sentimientos, las emociones o los pensamientos y sin embargo forman parte de nosotros y sabemos que son reales.

Afortunadamente la ciencia avanza y ya hay herramientas para detectar con imágenes cómo se relacionan estos aspectos fisiológicos y psicológicos con las actividades de diversas zonas cerebrales.

El cuerpo humano es sólo estructura y materia

Pero igual pasa con nuestra energía, no se ve pero es real. Y aún así, negamos su existencia, cuando todo en el Universo está dentro de  un campo energético vibracional que los científicos denominan Campo cero.

Desconocer o negar que tenemos o mejor dicho, que somos Energía es otra de las premisas falsas.  Dicen que la materia es luz condensada. Que todo en el Universo es vibración. Que cada cosa, materia, molécula, tejido, órgano o cuerpo tiene su propia frecuencia vibracional.

Se ha demostrado que nuestro ADN emite luz a través de los biofotones y que nuestros cuerpos  emiten frecuencias electromagnéticas que se pueden medir. Luego no sólo podemos estudiar y entender nuestro cuerpo desde el aspecto de la química, sino también desde la mirada de la física, porque formamos parte del Universo.

Es por eso que los #medicamentos homeopáticos podemos pensar que son medicamentos vibracionales, que transmiten información  que nuestras células son capaces de traducir y se produce así la respuesta favorable de nuestro mecanismo de defensa. 

No existe la memoria del agua

La ciencia  ya está desmontando esta falsa premisa.  A pesar de que el Dr. Jacques Benveniste  fue acusado de fraude y de mentiroso, después de hablar por primera vez de su descubrimiento de la memoria del agua, estudios posteriores de investigación están demostrando que es así.

El agua estructurada o dinamizada presenta la capacidad de almacenar información o partículas en las pequeñas estructuras que se forman (clusters de agua), cuando dicha dilución se somete a un proceso de energía cinética (como ocurre con los  ultrasonidos o las dinamizaciones en el proceso de fabricación de los #medicamentos homeopáticos).

Las últimas investigaciones confirman lo que decía Benveniste, no sólo con los trabajos de Luc Montaner que utiliza las #diluciones homeopáticas en su investigación y se puede ver en Internet,  sino en otras Universidades que nada tienen que ver con la Homeopatía.

En la publicación de las Universidades de Pennsylvania, Harvard y Drexel se menciona que, si se desarrollara un equipo comercial, en 1 centímetro cúbico de agua (con estructura molecular especial) se podría almacenar música en MP3, para tocar de manera continua durante 300,000 años.

Los #medicamentos homeopáticos son sólo azúcar

Si buscamos en el #medicamento homeopático la sustancia original en miligramos, podemos decir que no se va a encontrar, si la dilución es superior a la 12 CH, puesto que buscamos con el método químico y ya hemos dicho que las #diluciones homeopáticas no son como las diluciones químicas.

Se están realizando estudios que demuestran como cambian las propiedades físicas y químicas cuando  las diluciones son preparadas con el método homeopático. Estos estudios demuestran que las #diluciones homeopáticas no tiene las mismas propiedades que las diluciones químicas.

Asi que, si estudiamos las diluciones de  dos medicamentos homeopáticos distintos, con métodos físicos en lugar de químicos, como pueden ser  la espectrofotometría de luz ultravioleta o la  inmunofluorescencia, vamos a encontrar diferencias entre los dos.

Esto demuestra que sí podemos asegurar, con evidencia científica y apoyados en la tecnología, que no estamos utilizando sólo agua y alcohol o agua y azúcar. Y en este sentido hay muchos trabajos de investigación.

Se desconoce el mecanismo de acción de los medicamentos homeopáticos

Es curioso que la última tendencia de la Medicina para explicar las enfermedades y su curación, sea la Medicina Genómica, porque los que desconocen la Homeopatía no saben que los últimos trabajos, muestran precisamente, que los #medicamentos homeopáticos modifican la expresión genómica de genes específicos, como parte de su campo de acción.

Y es curioso que además la medicina tiene una tendencia actual a la investigación de las nanopartículas para utilizar medicamentos en pequeñas dosis, no tóxicos y con un objetivo más directo y focalizado como tratamiento futuro,.

También la investigación dentro de la Homeopatía, comienza a  demostrar la presencia de nanopartículas en las #diluciones homeopáticas.

La gente mejora por el efecto placebo

Es cierto que el efecto placebo puede existir en una consulta donde escuchamos al paciente durante una hora, o más, en ocasiones. Pero sin embargo, no favorece el efecto placebo lo siguiente:

  1. ¿estas bolitas  tan pequeñas me van  a hacer algo?,
  2. este medicamento no lleva prospecto,
  3. todas las bolitas son blancas en todos los medicamentos, ¿no será el mismo?
  4. saben a azúcar,
  5. ¿sólo 3 bolitas igual que a mi hijo pequeño? ¿no debería tomar más bolitas?

Estamos tan acostumbrados a grandes comprimidos, cápsulas de colores, tomar más si pesamos más y al sabor casi desagradable de muchos medicamentos, que al principio, muchas veces los pacientes no tienen mucha “fe” en que lo que se le receta, pueda ayudar.

Por eso, la sorpresa es mayor cuando ven el resultado.

Y hablando del efecto placebo, ¿cómo se explica en los animales?. Sí, también funciona la homeopatía en animales y ya hay veterinarios que lo utilizan en sus clínicas y en la ganadería ecológica.

3. Las indicaciones terapéuticas de los #medicamentos homeopáticos

En la Medicina oficial, los fármacos tienen indicaciones de patologías concretas. No ocurre a sí en los #medicamentos homeopáticos (excepto en los complejos como los jarabes para la tos, los complejos para la digestión, o para los mareos etc).

En realidad estos complejos se han fabricado con varios #medicamentos homeopáticos, con diluciones bajas incluso algunos con tinturas madres y no tienen el sentido de la individualidad de la homeopatía clásica y nada tienen que ver con el método homeopático que #Hahnemann enseñó.

Podríamos decir que  con estos productos complejos, hacemos alopatía con #diluciones homeopáticas y no verdadera homeopatía.

Sin embargo, cuando hacemos #HOMEOPATÍA, buscamos la individualidad del paciente porque no tratamos una enfermedad, tratamos a un enfermo que tiene unas peculiaridades concretas y buscamos el remedio que más se asemeje al conjunto de síntomas físicos, emocionales y mentales del paciente, en su totalidad.

Y por eso, la misma patología se puede tratar con distintos medicamentos, porque los pacientes también son distintos, y por tanto, unos tendrán síntomas que lo diferenciarán del otro.

Es por eso que la Investigación clínica con #medicamentos homeopáticos es más compleja.

Aún así, los trabajos que se  van realizando para valorar la efectividad de la #Homeopatía, utilizando los #medicamentos homeopáticos de forma individual,  elegidos por la similitud del cuadro del paciente, demuestran que el efecto terapéutico es superior al placebo.

Actualización y resumen de la evidencia científica disponible en #homeopatía

Bueno, una vez aclarados estos puntos, aquí os comparto un artículo dónde se resume la #Investigación científica  en Homeopatía,  publicada por la Faculty of Homeopathy de Gran Bretaña en 2015, donde encontrareis el número de trabajos de investigación que se han publicado en  homeopatía.

Espero haberos aclarado algunos conceptos para explicar de  qué hablan cuando dicen que la #homeopatía no es científica. Cómo veis sí lo es y sí hay trabajos científicos, aunque lo nieguen los que la atacan.  

Si te interesa seguir recibiendo información de mi blog puedes subscribirte y recibirás el ebook gratis “7 medicamentos homeopáticos imprescindibles en cualquier botiquín”.

 

 

 

 

#Energía Vital y #estudios científicos

#Energía Vital

Hay mucha controversia con el concepto de Energía Vital, incluso dentro de la Homeopatía. Las mentes racionales muchas veces se niegan a aceptar que lo que no vemos también existe. Pero eso, sólo es ignorancia.

Desde hace miles de años, la filosofía Vedanta y la Medicina Tradicional  China, nos hablan de cuerpos energéticos en el hombre y de estructuras energéticas en nuestro cuerpo, que actualmente la ciencia está demostrando que son reales. (haré un artículo sobre estas investigaciones más adelante).

La ciencia vanguardista nos habla de que el universo es un mar de energía cuántica en el cual nosotros estamos inmersos y formamos parte de él.

Lo interesante en relación a la Homeopatía, es que la teoría vitalista que viene de la escuela Cos a la que pertenecía Hipócrates, explica la vida en el concepto de que hay una Energía que nos da la Vida, nos organiza el cuerpo y nos genera las funciones que nos permite ser, vivir, andar, pensar, respirar etc. Esa Energía Vital la podríamos relacionar con algo inmaterial e inexplicable, pero lo sorprendente del caso es que se puede demostrar científicamente.

En principio haremos un recordatorio de lo que Hahnemann define como Energía Vital, Fuerza Vital  o Principio Vital.

En el parágrafo 9 del #Organon de la Medicina racional, #Hahnemann nos habla de  la #fuerza vital en el estado de salud, (en otras ediciones habla de #energía vital), como la que “dinámicamente anima el cuerpo material (organismo), gobierna con poder ilimitado y conserva todas las partes del organismo en admirable y armoniosa operación vital, tanto respecto a las sensaciones como a  las funciones, de modo que el espíritu dotado de razón que reside en nosotros, puede emplear libremente estos instrumentos vivos y sanos para los más altos fines de nuestra existencia”.

#Hahnemann explica que

“el organismo material, sin la #fuerza vital, es incapaz de sentir, de obrar, de conservarse a si mismo; todas las sensaciones nacen y todas las funciones vitales se realizan por medio del ser inmaterial (el principio vital) que lo anima, tanto en el estado de salud como en el de enfermedad.”

El vitalismo postuló la presencia de una #fuerza vital dotada de inteligencia, del poder  de gobernar todas las funciones del organismo vivo y  de todos los procesos, tanto en la salud como en la enfermedad. Sostiene que existe una energía vital entre la mente y el cuerpo. Esta #energía es totalizadora, armoniza y otorga finalidad a las funciones. La anatomía es el resultado de una fuerza vital conformadora de la materia. El hombre es una unidad indivisible en mente, cuerpo y #fuerza vital. Este #principio vital está presente en todo ser viviente desde la primera unidad natural, desde el momento de la concepción hasta la muerte.

#Hahnemann comprende y  explica los cambios observados en el ser humano enfermo y también los fenómenos propios de la vida y la salud, aceptando, como un hecho, la existencia de un elemento de carácter inmaterial que es capaz de mantener la vida y es el responsable de la armonía en las sensaciones y funciones, tanto en el organismo sano como en el enfermo. Este elemento, de carácter dinámico, “espiritual” que conocemos como “#energía vital”, es introducido por Hahnemann  a partir de la 5ª Edición del Organón, en el año 1833,.

#Hahnemann dice en el #Organon en 1810

” Sin la #Fuerza Vital, el organismo material es incapaz de sentir, de funcionar y de atender a su propia conservación; obtiene todas sus sensaciones y cumple todas sus funciones vitales solamente por medio del ser inmaterial (el principio vital ) que anima al organismo material en el estado de salud y de enfermedad”.

#Hahnemann cree que esa #Energía Vital es nuestro principio de vida y es también la que mantiene  la materia de forma ordenada y en movimiento continuo, la que nos permite sentir y funcionar,  tanto si estamos sanos como si estamos enfermos.

“Sin Energía Vital, el cuerpo está muerto, y desde ese momento, sujeto exclusivamente al poder del mundo físico exterior; se descompone y se resuelve en sus constituyentes químicos”.

Está claro que cuando la #energía deja nuestro cuerpo, todo se para, no hay funciones, ni sensaciones, ni pensamientos, ni vida. La muerte está presente y con la muerte, la descomposición. ¿Alguien es capaz de rebatirlo?

 ” Cuando una persona se enferma, esta energía vital inmaterial, activa por si misma y presente en todas las partes de su organismo, es la que primeramente es desarreglada, por la influencia dinámica de un agente patógeno hostil a la vida. Es sólo el principio vital, desarreglado hasta tal estado anormal, el que puede proporcionar al organismo las sensaciones desagradables que experimenta y lo inclinan a los procesos irregulares que denominamos enfermedades. Como un poder invisible en si mismo, y reconocible solamente por sus efectos en el organismo, esta entidad energética solo puede expresar y revelar su desarrollo por manifestaciones patológicas en las sensaciones y funciones de aquellas partes del organismo expuestas a los sentidos del observador y médico, esto es, por síntomas mórbidos, ya que de ningún otro modo puede ponerse en evidencia “.

Para #Hahnemann lo primero que se altera es la #Energía Vital y en ese intento de volver a recuperarse, provoca en el organismo una reacción que percibimos alterada y que se manifiesta en lo que llamamos síntomas. Esos síntomas que sentimos y que otros pueden ver, en la medicina actual se recogen para dar nombre a las enfermedades físicas o mentales ( bronquitis, alzehimer, gripe, etc), los empaquetamos y los separamos para darles una identidad objetivable. Y de esta forma nombramos enfermedades comunes a todos, independientemente de cómo sea esa persona de forma particular. Y así intentamos  tratar enfermedades.

Pero para #Hahnemann, estos síntomas  sólo son el reflejo de nuestra capacidad de defendernos contra aquello que alteró nuestra #Energía Vital. Es por eso que en la reacción secundaria que se produce en nuestro organismo, los síntomas  están manifestando el desequilibrio energético interior, expresándose a la vez, como síntomas físicos, mentales y generales. Cuando comprendemos esto, cuando vemos la totalidad en la expresión de los síntomas particulares de cada ser humano, tratamos a la persona para recupere el equilibrio de su #Energía Vital. Equilibrio que se manifiesta como salud.

El Doctor Kent (homeópata norteamericano del siglo XIX) describe muy detalladamente la fuerza vital que él denomina sustancia simple y que se caracteriza por lo siguiente:

  • actúa de forma inteligente
  • conforma la economía de todo el reino animal , mineral y vegetal
  • puede fluir en orden y en desorden
  • permea toda la sustancia material sin molestarla ni sustituirla
  • domina y controla el cuerpo que ocupa
  • mantienen en orden las funciones, formas y proporciones de todo animal, planta y vegetal
  • es la causa de la cooperación de todas las cosas
  • con la sustancia simple no podemos pensar en el tiempo, el espacio ni el lugar porque no estamos en el reino de la materia
  • la sustancia simple se adapta al ambiente y mantiene el orden y la unión del organismo
  • mantiene el cuerpo en construcción y reconstrucción continua.

Campo L, biocampo o Campo vital

En 1939, el Dr. Harold Saxton Burr, neuroanatomista de la Universidad de Yale detectó un eje eléctrico en el embrión de la salamandra y un campo electromagnético que ocupaba el espacio que posteriormente era el cuerpo de la salamandra adulta.salamander

El DR Burr dice en 1945:

  • “Todo ser vivo, a pesar de su continuo reemplazo celular cada seis meses, conserva su organización interna gracias al “campo L”, un campo eléctrico de gran complejidad,  que cubre a todo el organismo.
  •  Este complejo campo electromagnético es el patrón de organización de cualquier sistema biológico, está determinado por sus componentes atómicos fisicoquímicos y a su vez determina parcialmente la conducta y la orientación de su componentes.
  • Debe ser el mecanismo cuya actividad tiene como resultado la globalidad, la organización y la continuidad. Este patrón regula y controla  las cosas vivas, mediante otros campos menores emitidos por diferentes órganos y funciones.”

Harold Saxton Burr junto al filósofo F. S. C. Northrop, estudiaron durante 30 años, los campos bioeléctricos que están presentes en todos los organismos vivos, desde organismo unicelulares hasta el hombre. Este sistema ya es mencionado por los antiguos textos sánscritos donde refieren la constitución humana sostenidas por distintos campos vibracionales denominados tattwas y surcados por canales designados nadis.

Este  campo existe desde la fecundación hasta la muerte manteniendo la forma característica  de cada ser a lo largo de su vida. Todos los seres vivos – desde hombres a ratones, desde árboles a semillas – están formados y controlados por estos campos electrodinámicos que Burr definió como campos L (Yale Journal of Biological Medicine, 16, 1944; Science, 103, 1946; Proceedings of National Academy of Science, 32, 1946). Los campos L son la base de toda la vida (Yale Journal of Biological Medicine, (Yale Journal of Biological Medicine, 17, 1945; Federal Proceedings, 6, 1947; Medical Physiology, 1950).

Los campos L son informativos y pueden dar a conocer condiciones físicas y mentales para que los médicos diagnostiquen enfermedades antes de que se desarrollen los síntomas habituales (Yale Journal of Biological Medicine, 14, 1942; Yale Journal of Biological Medicine, 19, 1947; Yale Journal of Biological Medicine, 21, 1949).

Un discípulo de Burr, el Doctor Leonard.  Ravitz , especializado en psiquiatría utilizó la medición de los campos L o biocampo  sobre pacientes previamente hipnotizados; descubriendo además  que el campo vital  tiene “ritmo”(***) ; indicando ciclos de alto y bajo voltaje coincidiendo con igual variación de los estados emocionales de las personas. Ravitz,  estableció  cómo los estados mentales se reflejan en el campo L. y  cómo mediante el estudio de estos campos vitales,  se puede predecir procesos incluso  semanas antes de que ocurran; al igual que Burr  comprobó que los procesos mórbidos en el ser humano se determinan primariamente en el biocampo, para luego desarrollarse en el organismo físico. 

BIOPLASMA HUMANO

Dr. Victor Inyushin en la Universidad de Kazajstán en Rusia, ha realizado una amplia investigación con el campo energético humano desde los años 1950. Utilizando los resultados de estos experimentos, sugiere la existencia de un campo de energía bioplásmico compuesto de iones, protones libres y electrones libres.

“Todo ser vivo tiene un campo de energía que es el bioplasma”. “El cuerpo de bioplasma emite su propio campo electromagnético y éste cambia de acuerdo con las emociones y la influencia de otros campos energéticos, tales como los producidos por maquinaria, la luna, tormentas solares, etc”.

Sus observaciones mostraron que las partículas bioplásmico se renuevan constantemente mediante procesos químicos en las células y están en constante movimiento. Parece que hay un equilibrio de partículas positivas y negativas dentro del Bioplasma que es relativamente estable. Si hay un cambio severo en este equilibrio la salud del organismo se ve afectada.

 Lo que dicen Harold Burr,  Ravitz y Victor Inyushin  suena igual a la definición de Energía Vital de Hahnemann y de Kent. ¿no os parece?.

Aunque muchos “científicos” sigan negando la existencia del cuerpo energético humano o de la Energía Vital, está claro que la ciencia se mueve hacia la concepción energética del Universo y no podemos desligarnos de esta realidad,  cuando hablamos del ser humano, de  salud o de medicina actual.

 Si tenéis verdadera curiosidad de lo que se está descubriendo en la Ciencia vanguardista, en cuanto al Universo y al Ser humano, os recomiendo el libro “El Campo” de Lynne MCTAGGART. Es apasionante.

 Al final, la ciencia termina por explicar lo que ya existe, aunque como siempre, va mucho más lenta que algunas sabidurías ancestrales y algunas mentes prodigiosas, como la de #Hahnemann.

Si te gustó el post, comparte. Gracias.